LARGOMETRAJES

Los largometrajes son una medida del cambio, y una fuente de esperanza. Muestran, en dos horas, cómo un ser humano puede recobrar confianza, amor, y dirección. Nos identificamos con los miedos y los deseos que ellos sienten, y hasta nos inspiramos de sus acciones para cambiar cosas en nuestras propias vidas. Para mí, la magia de los largometrajes es la posibilidad de estallar una revolución mundial como en Cloud Atlas, un viaje espiritual como en Comer, Rezar, Amar, y de encontrar nuestro camino a casa como en Inception.


Om (2017)

silhouette-3336175_960_720.png

 

Películas similares

Into the wild con un toque de La Vida de Pi.

En breve

Para heredar la fortuna de su abuela, una joven egoísta debe ir, sola, sobre la montaña mexicana que ella y su abuela visitaban cuando era niña. Ahí, su misión es encontrar una caja de cartas que enterraron juntas, y traerla de regreso. Para ello, tendrá que sobrevivir en la naturaleza, meditar, y enfrentarse con espíritus de su pasado que surgen de la nada.

Sinopsis

Mariana no es una chica mala. Sin embargo, tiene tendencias al narcisismo, la desconfianza, y la cobardía. Desde que sus padres se murieron en un accidente de coche, cuando era pequeña, no ha querido ni sentido verdadera intimidad con nadie.

Vive en Nueva York, con sus dos mejores amigos, Annie y Leo, y trabaja en publicidad – aunque no es tan brillante como lo esperaría. Un día, la llaman para decirle que su abuela, que la crió en la ausencia de sus padres, ha muerto. Mariana vuela a Los Angeles, y atiende una cita con la ejecutora testamentaria, Dulce, que también es la ex-novia de Mariana.

Ahí se entera que tiene dos opciones: o viaje sola a una montaña mexicana donde solía ir con su abuela, y encuentra cartas que enterraron juntas, o toda la fortuna ira a una obra de caridad. Eso pone a Mariana tan enojada que de una se va a México, decidida a probarle a su abuela cuán equivocada estaba: ‘¿Crees que yo no puedo? Pues, vas a ver.’

El problema no es tanto la montaña, sino que Mariana no se acuerda del lugar exacto en el que enterraron las cartas. Camina todo el día, y duerme en una cueva. Después de una semana, espíritus de su pasado resurgen: sus papas, su abuela, y sus ex-novias. Mariana tiene mucho con lo que lidiar. En cambio, los espíritus prometen que, una vez apaciguados, la guiarán hacia las cartas.

Mariana tiene que enfrentarse con cada obstáculo, y madurar, enfrentándose con errores que ha cometido en su vida, tomando responsabilidad, y por fin haciendo el duelo de sus padres. Las semanas que pasa sobre la montaña la cambian por completo. Cuando regresa a la ciudad, Mariana trae las cartas, pero no se las entrega a Dulce: se las queda, y deja toda la fortuna ir a la obra de caridad. Se reúne con Annie y Leo, y les promete convertirse en una amiga más atenta. También decide mudarse a Los Ángeles, en la casa donde vivieron sus padres y su abuela antes que ella.

A %d blogueros les gusta esto: