Foto_Anna_K_72dpi
© Carmen Mariscal

Soy una guionista de 25 años. Crecí en Paris, con una madre mexicana y católica, y un padre francés y judio asquenazí. Cuando quise decirle algo más a mi abuela latinoamericana que “huevo”, las mímicas ya no fueron suficiente – entonces, aprendí el español. En cuanto al inglés, es mi padre que me lo regaló: se dio cuenta que pasaba todo mi tiempo viendo películas y series, así que lo puso todo en inglés con subtítulos en inglés; al principio, estaba perdido, y de a poco, aprendí.

Mi paisaje imaginario es un rompecabezas. Ahí viven los mundos fantásticos de Harry Potter, El Señor de los Anillos, y La materia oscura; la sabiduría de Hermann Hesse, Saint-Exupery, y CS Lewis; la mirada profunda y honesta de Virginia Woolf, Mike Mills, y Paul Thomas Anderson; los juegos de luces de historias de hadas en las comedias románticas hollywoodenses; y las obras maestras de ciencia ficción de las Wachowskis y de los Nolan.

Escribir es esencial para mí. Es lo hago, lo que soy, cómo veo, cómo me relaciono. Dediqué años en aprender más sobre el proceso, y estoy agradecida de poder pasar el resto de mi vada haciéndolo. Empecé analizando el trabajo de los maestros, con una licencia de literatura francesa en la Sorbonne. Después, viví dos años en Argentina, donde tomé clases de escritura, filosofía, dirección, montaje, y donde trabajé durante un año como encargada de producción en el estudio de animación Tronco. Para terminar, obtuve mi maestría de guión en la New York Film Academy, y pase el año siguiente en Los Ángeles, leyendo guión tras guión para encontrar autores jovenes y originales, para Phoenix Pictures, Fundamental Films, e Illumination Entertainment.

Durante todo ese recorrido, he resumido y comentado cientos de guiones, novelas y ensayos. He manejado presupuestos, calendarios, y los diálogos entre animadores, realizadores y productores. También participé en el montaje de varios proyectos, y traduje guiones y obras de teatro en todos los idiomas que hablo.

Lo que terminé entendiendo es que tenemos todos el mismo objetivo: contar una historia. Por ahora, divido mi tiempo entre encontrar ideas y autores para empresas, y escribir mis proprios guiones y novelas. Aprendo, paso a paso, los procesos de bandas sónoras, paletas de colores, composición, porque siento que mi camino me lleva a ser directora guionista.

Si tú también tienes la pasión de contar historias, dime en qué te puedo ayudar. Me encanta cada etapa, así que no lo dudes, que sea construir juntos un mundo y una atmósfera, definir las personalidades de cada personaje, encontrar una estructura précisa, reescribir diálogos, o entrenarnos a vender el proyecto. A todo esto le dedico mi vida.

Deja un comentario